3 Comments

  1. El arte de la creación a través de la repitición: los Beastie Boys | ENTRE-VISTA May 30, 2011 @ 12:10 pm

    [...] Por ejemplo comprandome el disco “Hello nasty” en 1998 que gravaron en el departamento de Sean Lennon con quien llevan una buena amistad (y quizás de ahí viene que obtuve también el último album de [...]

  2. “¡Dije `Gracias´! che.” – Adam Green & Binki Shapiro sobreestimando a su público berlinés | ENTRE-VISTA November 14, 2012 @ 7:07 pm

    [...] a preguntar desesperadamente – cuando la fuera ver por la calle – a la conductora de TV Sarah Kuttner si no le sobrara un lugar en la lista de invitados – porque Kuttner vive en la esquina de [...]

  3. El amor en los años 60 no era otra cosa que ahora: Adam Green y Binki Shapiro | ENTRE-VISTA February 12, 2013 @ 6:45 pm

    [...] “¿Cómo es eso?” , yo les pregunto, “se conoce, se cae simpático, se reconoce que la otra también hace música y entonces se dice: ¿hagamos un disco juntos?” Se conocieron – obviamente porque pertenecen – si se puede decir sin ofender a nadie – al mismo ambiente musical/artístico: lo que Devendra Banhart llama “naturalismo“. No por nada el amigo, miembro de su banda y productor de “Cripple Crow” (y parece del album nuevo que está por publicar “Mala”) de Devendra – Noah Georgeson – es el productor tanto del disco de la banda que Binki tiene con Fab Moretti y Rodrigo Amarante Little Joy como del último disco de Adam “Minor Love“. [...]

Adam Green: otro ejemplo para cómo convertir sufrimiento en éxito

.Reseñas, Adam Green, Beck, Elvis Presley, Kimya Dawson, Moldy Peaches, Noah Georgeson, Sarah Kuttner, Sean Lennon, autor: Dirk, me gustó Comments (3)

Adam Green se volvió adulto!” se escucha por todas partes. Por que el fondo de la producción de su nuevo album “Minor Love” habría sido la separación de su novia que le habría causado mucho dolor. Yo me acordé inmediatamente de Beck cuando escuché la historia de la separación porque fue lo que le pasó con el album “Sea Change” que muchos consideran uno de sus mejores discos. Y de Sean Lennon y “Friendly Fire” siendo el mejor de sus únicos dos albumes (jajaja) – pero que me encanta.
Por el otro lado puede ser también que el productor Noah Georgeson que le diera el toque más auténtico, o quizás simplemente estuvo cansado del rol de payaso de la música indie anti-folk que había jugado por tanto tiempo ya.
A pesar de todo esto: La primera impresión no es tan sorprendente: musicalmente es el mismo Adam que conocemos de Gem Stones. Pero prestando atención al texto me doy cuenta de que hay menos vaginas y fantasías de asesinos locos. Canta casi todo el tiempo sobre su amor terminado pero de una manera tan auténtica y honesta que esto quizás le da el toque maduro al album y a él mismo. Está cantando sobre él mismo. Por supuesto yo también sé que se trata de un yo lírico que aunque parecido o pretendiondo ser idéntico con el autor siempre es ficticio. Así que la honestidad es ficticia también. Estamos hablando de pop music.

De repente (a más tardar en “Goblin”) también cambia la música o el efecto que tiene en mí. Menos Elvis y más Adam y eso potencia el efecto de la maduración.

No conozco el último album pero me acuerdo que me gustaban mucho los Moldy Peaches y a pesar de que me gustara también la obra de solista Adam Green lo que me molestaba y cansaba un poco después fue que no había mucho cambio de un disco a otro. Quizás espero siempre demasiado. Pero esta vez por lo menos a mí me satisfizo mejor.

Me acuerdo del festival de Sarah Kuttner donde fuí en realidad solamente por él y donde en la sala vip teníamos tragos gratuitos y como me puse super frenético cuando para las últimas dos canciones Kimya Dawson apareció arriba del escenario para tocar junto a él. (Después hubo el acontecimiento medio avergonzado que yo totalmente en pedo ya – medio enamorado de Sarah Kuttner – le dió mi tarjeta murmurando algo de que vivíamos en la misma zona (siendo cierto porque la había visto cerca de mi casa varias veces) que entendiblemente parece no le cayó muy bien: ni mi estado ni el hecho de que yo la fuera persiguiendo – que no había hecho.) Después me subí a cualquier omnibus sin saber adónde iba y por suerte por lo menos iba al norte y me bajé cerca de la estación de subte … y caminando por el frío medio despelotado parece que se dió cuenta un taxista que paró para llevarme gratis a mi casa por ser su último viaje de la noche.

Adam Green está de vuelta. Y por lo menos la música de verdad se escucha más adulta (positivamente).

Dirk @ January 12, 2010

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>