3 Comments

  1. ¿Pensaban que Michael Jackson estaba muerto? – Queda mucho todavía…económicamente. | ENTRE-VISTA January 3, 2011 @ 3:26 pm

    [...] “Que te paguen mucho es mucho más fácil que conseguir una buena película. (…) No es que no m…” Esta es una cita de Gustavo Santaollala de la entrevista que le hice y es una frase que me gusta mucho. O sea, yo se lo creo. Uno puede pensar lo que quiera sobre la música que él hace o produce pero está en un punto donde no necesita mentir en ese sentido – creo. [...]

  2. Tango Crash: un verdadero Tango-crash | ENTRE-VISTA June 20, 2011 @ 2:35 pm

    [...] mueven las fronteras del género como sus domicilios hacia mucho más allá que Gotan Project, Bajofondo o cómo se llamarán. El tango queda como marco nada más. En realidad es jazz. Es improvización. [...]

  3. ¡Todos lloran pero sin ser pajeros! – El productor berlinés Nhoah sobre su proyecto musical Tangowerk y cómo Buenos Aires y el tango lo salvaron en un momento de crísis sentimental | ENTRE-VISTA September 5, 2011 @ 10:13 pm

    [...] – obra instintiva – compré de pura casualidad – sin saber qué era – el primer album de Bajofondo. Porque me gustó la tapa del cd. Pero me parecía un poco – ¿cómo decir? – poco [...]

Gustavo Santaolalla: películas, Juanes, tango, rock, premios Oscar, etc.

.Conciertos, .Entrevistas, .Política, Alejandro González Iñárritu, Ang Lee, Arco Iris, Bajofondo, Gael García Bernal, Gustavo Santaolalla, Juana Molina, Juanes, Tom Waits, Walter Salles, autor: Dirk Comments (3)

El músico, productor y compositor argentino Gustavo Santaolalla fue elegido uno de las 25 personas de origen latino con más influencia en los Estados Unidos por el TIME Magazine, fue ganador del Oscar por la mejor banda sonora de las películas Babel y Brokeback Mountain, es el productor de Juanes, Café Tacuba y otros y el motor en y detrás de la banda de música fusionera Bajofondo. Además formó parte de los principios del rock nacional argentino con su banda Arco Iris. Vive en Los Angeles pero viaja muchísimo, no solamente a la Argentina. Así yo me lo encontré a fines del año pasado en un pequeño café en Mitte y me enteré de que es un tipo macanudo con los pies en la tierra y muy, pero muy trabajador que le da un sentido verdadero a la palabrita “etc.”. Los conciertos que vimos después, uno en Potsdam y el otro al principio de este año en el Admiralspalast en Friedrichstraße en Berlín estuvieron bárbaros también. Aquí va:

E-V – Primero ¿algún comentario sobre la nueva presidenta de la Argentina?

Gustavo Santaolalla – Mi comentario es que es una persona que conozco y apoyo su gestión, como apoyé la de Nestor también. Creo que son gente que ha traido nuevas ideas y nuevas formas de hacer las cosas a la Argentina. Yo no soy oficialista ni pertenezco a ningún partido político pero me parece que han hecho cosas muy importantes durante la presidencia de Nestor como haber pagado al Fondo Monetario Internacional y haberse sacado ese bicho de encima y como haber levantado la amnistía de todos esos criminales que estaban todos en sus casas. Como haber abierto la pluralidad, ¿sabés? que la formula Christina Fernández de Kirchner, que viene del Peronismo con Julio Jacobo que viene del Radicalismo. Conozco alguna gente que está alrededor de ellos y la verdad que simpatizo con ella y la voy a apollar en su gestión en lo que pueda. Realmente creo en ellos.

E-V – ¿Pensás que hay una época política para las mujeres en este momento? Porque en Alemania tenemos una mujer cancillera, en los EEUU de repente Hillary Clinton se convertirá en Presidenta…

Santaolalla – En Chile también…Yo creo que eso tiene que ver muchísimo con el escepticismo que han generado los políticos en general en el mundo. Por eso ya pasamos también por una época donde los artistas ¿viste?, actores o corredores de autos, todos están metidos en política. Hay un escepticismo total. La gente no les cree más a los políticos. Y aparte, bueno…los hombres nos han llevado de una manera, aunque la gente no esté pensando directamente todo el tiempo, pero al mundo en el que vivimos, que es un mundo que tiene una parte bastante oscura en este momento. Entonces, quizás la búsqueda, el apollar a las mujeres es una búsqueda que tiene la gente también de encontrar una nueva manera de poder solucionar los problemas que tienen las personas.

E-V – ¿Qué significancia tiene estar en la lista de los 25 latinos con más influencia en los Estados Unidos? y segundo: ¿a qué tipo de influencia se refieren los editores del Time Magazine ahí?

Santaolalla – Lo que ocurre es que, la gente, sabiendolo o no sabiendolo, pero pasa en mi caso que pasa a través de mi trabajo, que la gente escucha Café Tacuba o escucha Juanes o ha visto películas como diarios de motocicleta o 21 gramos y que no sabe que yo he hecho la música. Y sin embargo son cosas, eventos ¿no? artísticos y culturales que están afectando a la población de una manera directa ¿viste? Pensá cuánta gente hay que me dice:”Ah, vos hiciste la música de Brokeback Mountain! Me encantó!” O la gente que te dice:”Ví la nueva película de Walter Salles y al final de la película decía tu crédito.” Entonces yo digo, creo que la influencia que yo tengo, la tengo a través de mi trabajo. Obviamente también hay gente que sí sabe quién soy, pero…no es una cuestión de personalidad, sino es una cuestión de trabajo. Y yo, ¿cómo me siento? me siento feliz. Porque yo también lo vivo como un resultado de que mi trabajo sirve, que mi trabajo es útil. Y también por otro lado siento una responsabilidad. Si se quiere utilizar esta posibilidad que tengo, esta visibilidad que me promociona una distinción de este tipo, lo mismo de haber ganado el Oscar, para también hacer llegar a la gente muchas cosas que a lo mejor a través del gobierno de EEUU nunca se van a enterar. Entonces también aprovecho esta oportunidad de visibilidad e influencia que ya está autenticada por un medio como la revista TIME para también hablarles a los estadounidenses de cosas que me interesa que se enteren.

E-V –  ¿Y cuánto tan grande es la influencia de los latinos en los EEUU?

Santaolalla – Yo creo que la influencia latina es inmensa. Creo que en este momento estamos viviendo un momento histórico de la cultura latina y de la cultura hispana en el planeta. Y creo que EEUU tiene mucho que ver por que EEUU siendo una superpotencia, teniendo una penetración del tipo que tiene de lo latino al nivel demográfico, al nivel cultural, porque hay que entender un poco cómo funciona esa población latina ¿viste? Es una población que es muy distinta por ejemplo de la población africana americana que ha perdido totalmente el contacto con su tierra de origen ¿viste? Los latinos están mandando dinero a Ecuador y Argentina, saben cuál es la música que se está escuchando, hay una sinergía constante. Entonces es como que, a mi me gustaría contarles a los EEUU, bueno a mi, cuando era chico, me enseñaron que América era un continente no que era un país. (Risas) Entonces yo siento que estamos volviendo a eso (risas).

E-V – Pero ¿qué pasa con los chicos de la segunda generación? Por ahí hay gente como Jenifer López o Christina Aguilera que ya no hablan castellano.

Santaolalla – Bueno, eso es uno de los grandes problemas que han tenido los latinos en los EEUU. Que te quiero decir: está cambiando. Ellas pueden ser un ejemplo porque hay millones de eso y lo ha habido. Vos pensá que, de alguna manera los latinos en algún momento en los EEUU cometieron un tipo de mini-suicidio cultural que es perder el idioma. Entonces está lleno de Charly López y Peter García que no hablan una palabra de español ¿viste? Yo creo que eso está cambiando. Está cambiando la conciencia de que no hay que perderlo, ¿viste? Entonces, bueno, digo, sí pasa pero está pasando menos. Yo creo que eventualmente la verdad es que ese país sea bilingüe, ¿viste?

E-V – De repente también hay una presión del otro lado del tipo, si no hablás bien, en ese caso inlgés, en Alemania obviamente alemán, no te aceptamos. Porque aquí la opinión pública es que los extranjeros no hablan suficientemente bien el alemán. Y entonces tratan de hablar mejor y la segunda generación directamente ya no habla más el idioma de sus padres.

Santaolalla – Claro, entiendo.

E-V – Bueno, siguiendo con el tema de la influencia. Influencia también tiene que ver bastante, diría yo, con tu trabajo de productor de música. ¿No cierto?

Santaolalla – Mirá hay distintos tipos de productores, ¿viste? y yo respeto a otra gente cuyo trabajo sea distinto. A mí siempre me ha gustado asociarme con artistas que yo siento que tienen una gran visión, una visión muy fuerte. Yo puedo sumar y puedo hacer de alguna manera que esa visión brille más o que se convierta en un gran disco, ¿no? Está el arte de componer canciones, de interpretarlas, de tocarlas pero está el arte de hacer discos, cómo a eso lo convertís en un gran disco. Eso es mi trabajo y yo siempre parto del mismo punto, de trabajar con artistas que yo admiro, que tienen una gran visión. Lo que quiere decir, que no son, como dicen en los EEUU, “Yes-People”. Que no estén diciendo todo el tiempo:”Sí, Gustavo.” Que tienen opiniones muy fuertes y muy diversas. Y yo creo que parte de la ciencia ahí, la cosa es que mostrarle a cada artista que vos entendés su universo porque sino, no te entregan ni un centímetro. Ese es el desafío que a mí siempre me encanta, de trabajar con distintos artistas.

E-V – ¿Es cierta esa historia que me contó Juanes, que él apostó todo su dinero – que le quedó después de terminar con su banda Ekhymosis en Colombia – en un boleto de avión para llegar a Los Angeles y buscarte a vos?

Santaolalla –¿Él contó eso? Mirá, me gusta que esas cosas las cuente él. Pero yo sé que lo conocí en un momento en el que estaba pasando un momento muy difícil en Los Angeles. Y a mí siempre me había gustado lo que hacía con Ekhymosis. Cuando me enteré de que estaba haciendo algo sólo y que estaba en Los Angeles nos juntamos y (hace un ruido con los dedos) así. Tuvimos química inmediatamente y fue para adelante.

E-V – Pero ¿qué es lo que ves cuando te juntás por primera vez con alguién? ¿No tiene nada que ver con la música?

Santaolalla – No, claro que tiene que ver muchísimo con la música. Él me dió un demo y me encantó y me pareció que no era como lo de Ekhymosis…No no, tiene que ver con su visión artística, con gente que trae una visión estética muy personal y muy particular que trae a la mesa algo original. Y después obviamente tiene que ver con juntarte con una persona y ver si concordás y tenés química. Y también tiene que ver con algo que es difícil de explicar con palabras. O lo sentís o no lo sentís.

E-V – También tu trabajo de compositor de música de películas tiene que ver con influencia. De alguna manera influenciás la película con tu música. En ese caso de repente tenés más límites, supongo…

Santaolalla – A mí me gusta mucho trabajar desde el script, o sea, escribir música antes de que la película sea hecha. El caso máximo fue Brokeback Mountain, donde hice toda la música antes de que la película se filmara. Entonces después más que nada quedó arreglar algunas cosas pero en realidad el score estaba solucionado de antes. Bueno Ang Lee lo dijo en un interview en el LA Times, fue tan generoso, que él habría armado la narrativa de la película a base de la música.

E-V – Y ¿Cómo fue la primera ves que llegasta a componer música para una película? ¿Se te ocurrió…?

GS-Mirá, la primera vez que escribí música para una película fue cuando tenía 15 años.

E-V – ¡No me digás!

Santaolalla – Fue el primer trabajo que me pagaron y era un cortometraje de un padre de un compañero del colegio. Después hice un corto más sobre la vida de Horacio Quiroga con Arco Iris ya y después hice una película hace muchos años, en los 80, sobre Nichinsky. Y después nunca más. No pasó más nada. Y después un día me llamaron de la oficina de Michael Mann que habrían agarrado un track de un disco mío, un instrumental. Ahí nomás se dió a través de una amiga en común de conocerlo a Alejandro (González Iñárritu). Alejandro me llevó para 21 gramos, me presentó a Walter Salles y una cosa llevó a la otra.

E-V – ¿Cómo es cuando vos trabajás en películas? A mi me llama la atención positivamente que vos hagás tantas cosas diferentes. Pero me parece que ya uno tendría ya banstante trabajo haciendo solamente una de las cosas que vos hacés…¿Cómo te organizás? ¿Hacés diferentes cosas al mismo tiempo? ¿Cómo es eso?

Santaolalla – Eh…Yo no sé cómo hago. (Risas). La verdad que no sé cómo lo hago, pero lo hago. Lo bueno es que todas estas cosas que hablamos después están plasmadas en cosas materializadas. O sea, los cds están, las películas se puede ver, los libros están. No sé bien cómo lo hago pero lo que sí sé es que me completo haciendo todo. Ahí me siento mejor ¿viste?

E-V – Entonces cuando trabajás en una película ahora ¿lo hacés de la misma manera como en Brokeback Mountain?

Santaolalla – En este momento estoy trabajando en una película de un director vietnamita que se llama Tran Ang Ung y ya he hecho mucha música a partir del script digamos. Me gusta trabajar así.

E-V – Ahora escuché que estás trabajando en una propia película que vas a presentar en la Berlinale…

Santaolalla – Sí. Es la primera película que produzco. La produje con Walter Salles y Lita Stantic que es sobre el café de los maestros, el proyecto que hice sobre todos los iluminarios más grandes del tango en la época del oro en los 40 y 50. Y es un disco, un libro y una película. Y, bueno, así como hago muchas cosas, ¿viste? No sé bien cómo me organizo. Pero lo hago (risas). Es raro.

E-V – (Risas) Tu propio proyecto musical actual Bajofondo y también el proyecto el Café de los maestros tienen que ver con tango, algo muy originario de tu patria, la Argentina. ¿Pensás que tiene que ver con vivir afuera, que te hace dedicarte tanto a cosas de tu origen?

Santaolalla – Pero siempre hice eso. Con Arco Iris cuando tenía 17 años…hay un sampling en el disco de Bajofondo que está sacado de un album que yo gravé cuando tenía 18 años, en este disco Mardulce. O sea siempre estuve en eso, siempre tuve el concepto de la identidad. En el disco de la Quiaca, en los discos de Cristóbal Repeto. No es porque vivo en… En realidad yo vivo en Los Ángeles pero voy cuatro veces al año a la Argentina. Si me preguntan:”¿Extrañás?” No, porqué voy a la Argentina, vuelvo a Los Ángeles después me voy de nuevo a Mendoza. Estoy en la Argentina a través de los proyectos que hago también. No es solamente físicamente nada más. Voy, saco discos, edito libros, hago conciertos. No, no, no, no es solamente porque vivo en Los Ángeles.

E-V – Ahora en Bajofondo veo en el disco actual – que se publicará acá al principio del año que viene – que hay gente bastante conocida. Seguramente tus éxitos de productor te facilitan bastante el trabajo como músico. Llamás a cualquier músico europeo y por supuesto dicen que sí porque esperan el éxito asegurado en los EEUU.

Santaolalla – No te creás. Quise invitar a gente que no ha querido participar también. No es tan fácil, no te creás. No es que se te abran todas las puertas, ni siquiera lo de haber ganado dos Oscar. Lo que sí que te da más visibilidad y te da más posibilidad de que alguién tenga ganas de querer colaborar con vos. Eso es verdad y está bueno. Pero no es tan fácil como no es tan fácil de conseguir una buena película. Que te paguen mucho es mucho más fácil que conseguir una buena película. Y ¿viste? como no me interesa…no es que no me interesa el dinero. Me interesa igual que a todo el mundo. Pero lo que no me interesa es hacer mal trabajo. ¿Cuál sería el motivo de hacer una película que no me guste? El dinero. Bueno, no me interesa el dinero a ese punto. Me sentiría mal artísticamente.

E-V – Entonces ¿cómo eligiste los músicos que están en el disco? La Mala Rodriguez pro ejemplo.

Santaolalla – Encontré los puntos de conección con lo que hacemos. Son muy diversos, muy ámplios. Desde una estrella del rock en español como Gustavo Cerati a Lágrima Ríos de 82 años, que es su última gravación que ha hecho, hasta la Mala que tiene un enganche por lo urbano, por la ciudad, por lo que hace, porque nos encanta. Hasta Nelly Furtado que es una especie de chica como de Ramos Mejía, the girl next door de suburbon Buenos Aires como una chica de mi barrio, Ciudad Jardín. A Elvis Costello que para mi representa algo que nosotros llamamos espíritu cósmico tanguero. Que hay muchos performers que lo tienen, como Tom Waits, Nick Cave, Lou Reed, Lionel Cohen, Marianne Faithful,…Son tangueros. Tienen una conección con la oscuridad, con la melancolía, con la muerte, que les imprime un aire tanguero lo que hacen. Bueno y Costello trae eso a la mezcla. Entonces digo, por ahí viene.

E-V – La Chicana – una banda argentina de tango – tiene temas parecidos a lo que vos acabás de decir sobre el aire tanguero en algunos temas. Que tratan de Frankenstein o interpretan un tema de Tom Waits…Ellos dicen que después del tango nuevo hubo un crack y se habría perdido lo oscuro en el tango y que habría que volver a eso.¿Vos conocés a la Chicana?

Santaolalla – Sí conozco la Chicana. Igual ellos han tenido un par de descripciones de cosas que me parecieron a mí no muy acertadas.

E-V – Ah, ¿no?

Santaolalla – Pero me gusta lo que hacen y me parece que son buenos y que son válidos. Pero todas esas palabras “nuevo tango” y “tango electrónico” nosotros lo odiamos. Yo creo que el nuevo disco y lo que nosotros hacemos no es ni tango ni electrónica. Es música nuestra. Es música de Bajofondo.

E-V – Bueno, a mí me parece que hay más bien un aire, o mejor el alma tanguero más que un género…

Santaolalla – Aparte que el tango ¿viste? cambió mucho de formatos a través de las épocas. Por eso si en algún día, lo que hacemos nosotros, con ser música urbana, lo que es, del Río de la Plata, tuviera un término que tenga que ver con el tango, tendrían que pasar 15 años para que se entienda así. Ahora es ridículo, prematuro y no tiene nada que ver, ¿entendés? Porque mirá, el tango al principio era solamente con guitarra, ni había bandoneón. Después con bandoneón, después las distintas orquestas en la época de oro, después viene Piazolla y ahí se pudre todo. Por un lado es el genio máximo y lo es, es una inspiración total. Pero por otro lado se paraliza el tango porque todo lo que era antes de él queda caduco porque ya viejo. Y todos los que siguen ya inevitablemente caen en pioazollismos sin ser Piazolla. Entonces tuvo que pasar toda una cantidad de años para que la gente empezara a probar otra vez cosas. Y hoy en día tenés a gente como Cristóbal Repeto, que sí valoriza toda esa época de los años 20, 30. Ahí hay chicos jóvenes que van a la escuela de tango y empiezan a aprender tocar estilo Zalgán, estilo Daniel. Yo creo que es un buen momento para el tango en general ¿viste? y para la música urbana de Buenos Aires y de Montevideo.

E-V – Claro, por eso también el acercamiento con el hiphop…

Santaolalla – Exactamente. Por eso también tengo esos dos proyectos. Por un lado Bajofondo y por otro lado el Café de los Maestros que es un proyecto purista.

E-V – Y…¿cuántas veces ya vinieron a Alemania?

Santaolalla – Un montón de veces. Es el país que creo que más veces hemos venido a tocar aquí.

E-V – ¿Y porqué tantas veces en Alemania?

Santaolalla – No sé. Creo que hemos conectado muy bien con la gente y cada vez nos va mejor…y yo personalmente tengo mi conección porque fui al Gartenstadtschule en la Argentina, que queda en una ciudad que se llama Ciudad Jardín, que la fundaron alemanes…liberales y progresivos, ¿eh? No los malos. (risas)

E-V – Sí ya sé, esos están más al norte…(risas)

Santaolalla – Y…nada. A mí me encanta Alemania y me encanta la cultura alemana. Tuve 5 años compañeros de colegio y estuve de alguna manera metido en eso. Así que tengo una relación un poco distinta a una persona que viene por primera vez a Alemania y nunca había tenido eso. He crecido un poco rodeado del arte y de la cultura alemana.

E-V – Bueno, te agradezco mucho.

Santaolalla – No, gracias a vos.

volver al principio

Dirk @ September 19, 2008

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>