4 Comments

  1. Pedro November 15, 2010 @ 7:32 pm

    Me parece bien tu actitud, es muy franca. Y lo cierto es que la Hendricks con pepino y tonica schweppes esta de escandalo, es de mis bebidas favoritas aunque soy un bebedor muy ocasional. Pero lo bueno, a pequeñas dosis entra mejor, no?
    ¿Alli en Londres tambien se suele tomar con Schweppes como en España o hay otras marcas favoritas?
    Un saludo.

  2. Joan as Police Woman: todo lo contrario de la policía: todo un “campo profundo” | ENTRE-VISTA February 22, 2011 @ 10:39 pm

    [...] en Londres con la amiga, su profesor de piano, mi novia y yo a un concierto de la orquesta filarmónica [...]

  3. Austria al final no es solo sótanos y strudel: ¡Ja, Panik lo demuestran! | ENTRE-VISTA June 23, 2011 @ 5:22 pm

    [...] fue un día raro. En realidad ibamos a viajar a Londres de nuevo. Porque la amiga de mi novia vuelve a Berlín en agosto y por eso hubiera sido la última [...]

  4. ¡Viva México Cabrones! – lucha libre en el teatro Maxim Gorki | ENTRE-VISTA April 24, 2013 @ 8:44 pm

    [...] que es yanqui y no mexicano) y más tarde “de casualidad” llegué a la feria de alcohol Barconvent donde el año pasado (2012) México fue el anfitrión y por eso hubo cualquier cantidad de marcas [...]

Londres y Gran Bretaña y el Gin y el psicoanálisis…

.sociedad, autor: Dirk Comments (4)

Estuve hace un mes o algo en una feria de bebidas alcohólicas. No sé si se debe escribir sobre algo que para la juventud es peligroso. Sobre todo si el estado cierra los ojos delante del abuso de una droga no solamente aceptada por la sociedad mayoritaria sino además que en muchos ambientes es la entrada para ciertos grupos sobre todo de hombres – pero cada vez más de mujeres – jóvenes y encima últimamente cada vez más con víctimas de muerte…

Yo comparto el punto de vista de Sophie Heawood (follow her on twitter: @heawood) - autora y periodista inglesa que escribe no solamente sobre música – que reaccionó a una declaración de una celebridad de la tv británica que había dicho en público que a su hijo le dijera que la experiencia de tomar drogas no es fea con un artículo en favor. Yo también tomé drogas y me gustó. Advierto que nunca lo hice por huir de algo. O sea… Alcohol sí. Otras dorgas no. Así que en realidad no debería seguir escribiendo este post que se supone que es sobre alcohol…

Pero ¿qué actitud tomar delante de sus propios hijos? Mi hija y el hijo de mi novia saben que yo probé drogas y cuando venga el tiempo les voy a explicar el peligro que contraen también. Pero para qué mentir y así – como dice Heawood – aumentar el atractivo de tomar para shoquear a los padres. Mejor decirles la verdad para que tomen sus propias precauciones y no caer en un coma solamente por no saber.

Encima con alcohol es diferente. Como es legal de por sí suena a menos peligroso. Yo opino que hay que tener cuidado con el alcohol como con otras drogas fuertes también. No es necesario evitarlo. Pero tampoco es un chiste. ¡Hay que tener cuidado!

Advierto que – por lo menos ultimamente – tuve algo como un reencuentro con el alcohol. Y mencioné delante de mi novia y después delante de su hijo más grande – ¡que tiene experiencia de mucho tiempo de barman! – que me gustaría adoptar una costumbre de tragos especiales de noche y que todavía no había encontrado ninguno que me gustara. (Antes de darme cuenta de que cada vez más – y con esto de tomar tragos aún más – me estoy convertiendo en mi propio viejo.) Bueno y entonces mencioné también que antes me habría gustado de tomar gin tonic a veces y cuando el hijo de mi novia estuvo de visita con su novia nos regalaron de despedida una botella de ginebra de Hendrick´s. Y así empezó todo. Empecé a tomar gin tonic con pepino (así se toma el Hendrick´s) y cuando vino la hija de una amiga de mi novia que trabaja en el ámbito gastronómico y que vino para Berlín para asistir a la feria nombrada arriba nos preguntó ¿por qué no ir nosotros también a la feria?.

Así que traté de ir y llegué y me dejaron entrar con mi carnet viejo de prensa y como era tarde ya tomé un tour por diferentes tragos y cócteles en una hora: gin, cachaça, tequila, martini. Y como se puede imaginar: fue como un trip de drogas… Pero encontré a mi trago: el dry martini con oliva.

Cuando viajamos a Londres hace una semana tuve algo como otro reencuentro con mi juventud y mi origen (como ya conté varias veces que antes viajaba frecuentemente con mis viejos a Inglaterra) y así que el tema del gin tomó doble sentido y viento. Así que en realidad me hubiera gustado traerme de Londres una botella de gin bien británico. Pero en estos de días de la globalización no vale la pena. Porque allá cuesta lo mismo que acá. Y pesa. Hicimos cualquier cantidad de cosas típicas inglesas y londinenses como comer pescado con papas fritas, ir a bailar a un club de música house, comer curry en un bodegón en East End y hasta tomar ale (que casi me hace vomitar).

Al final no traje nada pesado. Solamente una pava de té para sebar mate y unos regalos para los niños. Y un cierto sentido de que no se puede huir de su destino…

Dirk @ November 8, 2010

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>