No Comments

Tinariwen son un espectáculo en vivo (lamentablemente su auditorio también)

.Conciertos, .Reseñas, Sophie Hunger, TV on the Radio, Tinariwen, autor: Dirk, genial, the Red Hot Chili Peppers Comments (0)

Me llegó un cd con un nombre super raro. El autor “Tinariwen”, el título “Tassili”. ¿? No me decía nada. En algún momento debo haber puesto “play” en mi ipod y la verdad que tuve que fijarme bien qué era lo que había puesto y ¿qué era eso? – ¡ahora viene! – que me estaba gustando.

Es música bastante rara y facilmente registrada bajo el sello worldmusic. Pero es mucho más. No por nada gente como Tunde Adebimpe de TWOTR o Flea de RHCP son fanáticos/admiradores confesantes de Tinariwen. Sophie Hunger en este momento está acompañandolos en su gira por los EEUU y escribiendo sobre su experiencia en Zeit-online.

Después de ese audio-shock posteé en twitter y fb que me gustan y una amiga del colégio que vive en Brucelas comentó que vale la pena verlos en vivo. Así que inmediatamente me anoté en la lista de invitados para el concierto próximo en Berlín que fue hace dos semanas.

Después casi lo olvido. Pero finalmente lo complicó otro asunto: en el día del concierto – el 19 de octubre – justo mi hija estaba conmigo – cosa de padres separados – en una de esas noches cuando estamos solos solamente ella y yo, y le propuse que fueramos ya que estaban tocando en la Kulturbrauerei cerca de mi casa. Ella aceptó y fuimos para darnos cuenta un poco más tarde de que habían cambiado de fecha. Ahora tocaban el viernes 22. Y en ese día – ya que mi novia se juntaba con una amiga – estabamos yo, el hijo de mi novia y mi hija. Ahora mi hija sí o sí quería venir y por supuesto no queríamos dejarlo solo al hijo de mi novia. Lo que lo complicaba un poco era el asunto de solamente tener 2 lugares en la lista de invitados. Y además yo no estaba muy seguro que les fuera a gustar a dos teenagers de 13 años.

Bueno finalmente fuimos y nos dejaron entrar a los 3.

El Kesselhaus de la Kulturbrauerei estaba bastante lleno y las “tribunas” – unos asientos tipo escalera en el costado derecho de la sala donde unas pocas personas se pueden sentar o parar para poder ver mejor – también. Como buen padre yo quería asegurar que nuestros hijos fueran a poder ver bien y le dirigí la voz a una mina sentada en el esclón de arriba diciendole que seguro que había lugar todavía para dos niños – ya que me parecía que entre cada persona de los que estaban sentados alrededor de ella había suficiente lugar para apretarse todos un poco más para hacerles lugar a mi hija y su hermanastro. Pero para mi gran sorpresa la tipa se super enfureció diciendome que ya desde las 7 hubiera habido suficientemente tiempo para reservar los asientos y que obviamente llegamos tarde y que no había lugar.

Tinariwen in Berlin October 2011 – 1 from Entre Vista on Vimeo.

Lamentablemente ella fue ejemplar para la mayoría del público. Era todo gente que parecía más bien preferir escuchar música en su casa y que si no fue el primer concierto de su vida como mucho era el segundo y en este caso el primero seguro que hacía 50 años atrás que habían ido.

También había gente normal – pero 2/3 del aditorio estaba repleto de viejos hippies, gente que pensaba moverse de manera rara significaba “bailar” o que llevaba mochila puesta mintras que estaban “saltando” – o algo así – delante de uno y si le pedías que por favor bajaran su mochila para no golpearte todo el tiempo en el  estómago te miraban como si les hubieras pedido que cambiaran su peinado fuera de moda ya en los años 70 – y obviamente no te hacían caso. Ni hablar de pararse delante de los niños y tapandoles la vista sin una chista.

¡El peor público de mi vida!

Pero volviendo a lo principal: la música.

Yo estaba nervioso de que a los chicos no les fuera a gustar demasiado y que quisieran volver a casa después de la primera canción… Pero – por suerte – les gustó. No frenéticamente pero les gustó como para quedarse hasta el final sin quejarse (de la gente alrededor nuestro sí se quejaron).

Pero todavía estabamos ahí parados esperando qué se nos venía. De repente un tipo tapado con vestimientas de las 1000 y una noches apareció arriba del escenario – o sea la ropa tradicional de los tuareg: pantalones anchos y camisón ancho de lino de colores con turbante y una tela tapandole la parte inferior de su cara. Muy misterioso. Poco a poco los demás Tinariwen subían y tomaban sus lugares detrás de sus instrumentos, guitarras y bajo eléctricos y el percusionista detrás de su dyembe para entonces empezar con una música lenta, casi meditativa, mezcla entre música tradicional y rock.

Yo miraba a los chicos y notaba que los costados de sus bocas se estaban por mover un poco para abajo. Encima uno de los hombres arriba del escenario no tocaba ningun instrumento pero “bailaba” de forma casi tan rara como algunos entre el público y que seguro por eso esos últimos acompañaban sus movimientos con silbitos frenéticos y aplauso.

De todas formas quedamos impresionados positivamente por la atmósfera de autenticidad y tranquilidad – casi “coolness” – de los músicos. Por suerte – pensando en los chicos – después de la primera canción la música aceleraba un poco y adquirió un aire un poco más occidental que entonces les gustó más. A mi todo el concierto me encantó de todas formas y estaba chocho que el primer concierto de nuestros hijos también haya sido un éxito más o menos. Aún así salimos a pedido de los chicos antes de que terminara el último “bis”. Pero cuando caminamos lentamente hacia la casa por la noche berlinesa muy contentos nos reimos todavía conspirativamente del espectáculo que habían sido los pobres del público.

Dirk @ November 17, 2011

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>