1 Comment

  1. Dirk August 27, 2012 @ 1:12 pm

    http://www.11freunde.de/interview/kevin-prince-boateng-im-grossen-11freunde-interview-2

La imagen Sí es todo: las carreras (futbolistas) muy diferentes de los tres hermanos Boateng

.Deporte, .Dientes afilados, .Política, .Reseñas, .literatura, .sociedad, George Boateng, Jérôme Boateng, Kevin-Prince Boateng, Michael Ballack, Michael Essien, autor: Dirk, genial, periodistas Comments (1)

Yo soy siempre más fan de los underdogs. Le seguía los vias a Kevin Boateng de lejos. Que fuera vendido a Tottenham donde después no lo dejaban jugar. Que estaba en la lona porque en Alemania le pusieron la emblema del chico malo y que justo cuando le estaba yendo mejor “pasó” lo de la falta famosa contra Michael Ballack que le hizo perder a Ballack la participación en el mundial de 2010. Yo de alguna manera estaba más bien en el lado de Boateng. A pesar de que sigo pensando que fue un foul tremendo.
No me gustaba mucho Jerome Boateng – dejandome influenciar mucho por la prensa que diferenciaba entre el hermano del barrio gueto (Wedding) y él mimado del barrio bueno (Wilmersdorf).

Justo ante la Euro 2012 apareció un libro sobre los hermanos Boateng: “Die Brüder Boateng” de Michael Horeni. Había leido de casualidad una reseña en el Frankfurter Allgemeine Zeitung (casualidad que Horeni sea redactor de deporte en el mismo diario) en mi gimnasio. Me gustó bastante (a pesar de que el FAZ no me guste demasiado) y pensé que tuviera que pedir un ejemplar de reseña. Lo que hice.

El libro no es solamente una biografía sobre tres hermanos – sí son tres, me enteré ahí mismo – muy talentosos en cuanto al fútbol. Es un análisis sociocultural sobre personas alemanas con trasfondo migratorio – como lo define la Oficina Federal Alemana de Estadísticas (Statistisches Bundesamt) – y cuánta importancia tiene el fondo social y económico en sus respectivas chances, posibilidades y carreras profesionales.

En el caso de los hermanos Boateng son tres carreras muy diferentes que tienen que ver con el contexto en el que crecen tanto familiar, político y social. George, el hermano más grande, y Kevin-Prince tienen la misma madre y por lo tanto crecieron en un mismo contexto familiar y social de clase más bien baja en un barrio de Berlín donde estadísticamente hay más problemas, habitantes más pobres y más gente de diferentes países que se nota más bien también étnicamente. Jerome comparte con los otros dos solamente el padre y creció en un ambiente de clase media en el barrio “burgués” de Wilmersdorf que es más bien conocido por pocos problemas sociales, población rica y votos conservadores.

Nota: Yo no quiero entrar mucho en la discusión sobre migración y “marcas étnicas” visibles y la realidad que también en barrios supuestamente de clase media y alta hay personas con “Migrationshintergrund” a pesar de que desde afuera no sea visible y que son evaluadas de manera diferente. Ya que en la cultura occidental una persona que es blanca, cuyo idioma materno sea inglés o francés y trabaja en una empresa internacional de repente no es considerada “no dispuesta para la integración” a pesar de que no aprenda nunca el alemán y compre toda su comida en tiendas donde venden productos de su país de origen. – Es otra historia.

Los tres hermanos tienen la piel oscura, se nota que el padre tiene origen africano – es de Ghana – pero además de los dos contextos geográficamente diferentes los diferencia el hecho de que George y Kevin crecieron más tiempo sin su padre que Jerome. A pesar de que Prince Boateng (el padre de los tres) se separó también de la madre de Jerome, nunca dejó de visitarlo, de pasar tiempo con él, de acompañarlo a partidos de fútbol. Los dos más grandes carecían de la presencia de su padre después de la separación de sus padres porque no se ponían de acuerdo sobre la manutensión y que eran tiempos diferentes – en los que no era tan normal que el padre masculino también se ocupara.

Lo que también marca una diferencia es la política escolar y también el tratamiento de talentos de fútbol por parte de los clubes profesionales. Por eso no solamente hay una diferencia entre Jerome y los otros dos, sino también entre George y los otros dos. Porque él – siendo considerado el más talentoso de los tres (por ex-entrenadores, etc.) – simplemente nació demasiado temprano. Creció antes de la época donde chicos con “problemas” (como él los tenía) son apoyados de repente más que otros y que – en el caso de la parte juvenil de clubes de fútbol – dejaban la responsabilidad entera sobre los hombros del jóven futbolista y si no tenía una familia atrás que lo apoyara, si tenía problemas de agresión, de falta de integrarse en un equipo había mucho menos intención de un equipo de aún contar con él y tratar de que tuviera un futuro futbolista. Por ejemplo George todavía tenía que pagar por poder entrenarse. Ya con Kevin y aún más con Jerome eso había cambiado.

El autor cuenta todo eso con mucho sentimiento. El lector siente que Horeni no queda neutral al lado lo contado sino que toma una posición. Por ejempolo critica bastante a la política juvenil del club berlinés Herta BSC Berlin desde donde Kevin y Jerome partieron hacia la profesionalidad y donde George también jugó al principio. El tomar una posición le hace bien a la historia.

George y Jerome participaron activamente en la gestación del libro. Kevin no. Hay partes tomadas de reportajes sobre él y de entrevistas que el autor hizo con él. Más no. De repente eso tampoco fue malo – hasta se puede sospechar que fuera una decisión táctica – ya que Kevin todavía es un personaje con fama ambivaltente hasta difícil en la opinión pública alemana. A pesar de que la discusión sobre la falta contra Ballack se calmó bastante. Se puede decir que un montón de desventajes contra los que Kevin tuvo que luchar al principio ahora son reemplazadas por ventajas – o suerte – que por supuesto sin su propia evolución no podrían haber sido posibles. Pero ¿quién hubiera pensado que sin Ballack el equipo alemán jugara tan bien como lo hizo en el mundial? Nadie podía anticipar que Michael Essien no pudiera jugar en el equipo de Ghana – equipo nacional por el cual Kevin decidió jugar en Sudáfrica – y así Kevin Boateng entro en la formación básica del equipo reemplazandolo y jugando el campeonato de su vida. No por nada ahora juega en AC Milan y forma parte de la base más importante del éxito de ese club en la Serie A italiana.

George sigue jugando en forma amateur y profesionalmente se dedica a la crianza de perros – pero sin la ayuda de sus hermanos seguro que no viviera ahora en una casa propia en Charlottenburg. Los otros dos hermanos hicieron sus caminos en el fútbol siendo hoy en día dos de los mejores jugadores que Alemanis tiene – uno jugando en Bayern München y el equipo nacional alemán – el otro habiendo dejado el equipo nacional ghanés para poder enfocar su carrera en AC Milano. Yo supongo que lo último no tiene poco que ver con el hecho de que en realidad hubiera querido jugar para Alemania junto a su hermano. Y el libro también cambió mi opinión sobre Jerome.

Es un libro bárbaro a pesar de que a veces no estaba de todo de acuerdo con el autor o con algún detalle del punto de vista de uno de los protagonistas participantes. Si uno quiere conocer una Alemania un poco diferente del cliché también puede gustarles a gente normalmente no tan interesada en fútbol.

Dirk @ July 29, 2012

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>