5 Comments

  1. Fat Freddy´s Drop en vivo @ Astra Kulturhaus: ¡prohibido sacar fotos! | ENTRE-VISTA August 16, 2012 @ 5:33 pm

    [...] y nada cara. Pero la verdad me quedo con “María Bonita” cerca de mi casa y además que ahora sé cocinar tortillas yo y hacer el chile con carne mejor del mundo (ya sé que “chili con carne” no es [...]

  2. Ana September 19, 2012 @ 3:07 pm

    Hola, quería saber si estos dos libros están disponibles en español. Gracias!

  3. Dirk September 19, 2012 @ 5:38 pm

    Hola Ana,

    me parece que no. Pero acá encontré una página donde diferentes tipos de chiles y crianza está expuesto en castellano: http://www.ethno-botanik.org/Startseite_es.html

    en el blog http://homesicktexan.blogspot.de/ encontrás recetas bastante picantes en inglés.

    Ojalá que te sirva.

    Un abrazo – Dirk

  4. “My Berlin Kitchen” de Luisa Weiss: una autobiografía cosmopolita y culinaria – ¡Y Muy Buena! | ENTRE-VISTA November 28, 2012 @ 3:56 pm

    [...] yo anduve buscando la receta de chili con carne tipo nueva méxico dí al final con la página de Lisa Fain (que es texana y no de Nueva México) “homesick [...]

  5. ¡Viva México Cabrones! – lucha libre en el teatro Maxim Gorki | ENTRE-VISTA April 15, 2013 @ 7:09 pm

    [...] tanto yo me tropezé con lo de la receta del chili de los 7 chiles (ya sé que es yanqui y no mexicano) y más tarde “de casualidad” llegué a la feria de [...]

Condimentá tu vida: libros (¿de cocina?) sobre el “condimento” chile/chili/ají

.cocina, .internet, .literatura, Lisa Fain, autor: Dirk, genial, me decepcionó Comments (5)

En realidad había estado buscando una receta diferente para hacer “chili con carne”. Todos conocemos la receta clásica con carne picada, tomate, frijoles kidney y maíz. Pero en facebook un conocido posteó hace un tiempo una foto de un chili típo New Mexico sin tomate, sin frijoles, sin maíz. Entonces me metí en wikipedia donde leí que chili con carne es una receta que en realidad viene del sur de los Estados Unidos – ¡y no de México! – y que algunos estados (sobre todo Texas y New Mexico) pelean sobre la pregunta quién tendría la receta original o verdadera. En ambos estados no se usa ni maíz, ni frijoles y la pelea sobre todo se trata de usar tomate sí o no.

Aún así me resultó super difícil encontrar por google alguna receta que reflejara lo antes desripto. A pesar de buscar por las palabras “Chili con carne” “new Mexico” o cosas parecidas no encontré casi nada. A veces pensaba haber encontrado algo porque ponían como título “Chili New Mexican Style” pero después ponían todos los ingredientes de la comida clásica: con frijoles, maíz y tomate. Finalmente encontré dos (éste y éste) que mezclé y el resultado fue bastante rico – a pesar de no usar chiles/ajíes originales de Nueva México sino los peperonis normales del super de la esquina – ¡que a mi sorpresa resultaron bastante picantes también!. (Y agregué tomate al final también por haber puesto demasiada sal – y me pareció más rico también.)

Lo que pasa es que cuando uno pone “chili” en google entre algunas recetas llegás a páginas que tratan del tema de la planta/los frutos/el condimento “chili” que en México se llama “chile” y en sudamérica sobre todo se llama ají o rocoto. Lo que yo no había sabido era que hay todo una cultura “nerd” de gente a quienes les gusta lo picante.

Al principio encontré una website donde había un artículo sobre la competencia alrededor del chili más picante del mundo. Hay un cultivador californiano que – según el libro Guiness – habría logrado criar el chili más picante del mundo que le puso el nombre de su suegra “(Red) Savina”. Pero entonces habrían llegado mitos y cuentos de que en la India en la región Assam – más bien conocida por el té negro llamado “Assam” – hubieran criado una planta con frutos el doble de picante que la “Red Savina”: Buth Jokia. Y entonces todo el artículo trataba del quilombo que hicieron alrededor de comprobar científicamente unos tipos especialistas de Nueva México si el uno o el otro estuviera más picante. Me cagué de la risa.

Pero también me enganchó. O sea: me parece super interesante desde el punto de vista cultural y de cocina, sobre todo el rol que juega en la cocina mexicana y sureña de EEUU y de Sudamérica. Y entonces llegué desde la página de arriba al shop de los mismos proveedores donde entre un montón de salsas picantes encontré dos libros que me parecían interesantes: “Das Chili Pepper Buch” (el libro del chili) y “Genie Essen: Chili” (el genio de comer: chili). El primero es del propietario de la página y el shop mencionado: Harald Zoschke, el segundo de una agencia de diseño que se llama Chili Mind. Los pedí y me llegaron chistosamente juntos el mismo día.

Me dediqué primero al “libro del chili” de Harald Zoschke. El diseño seguro que engancha al grupo destinatario: o sea gente que le gusta lo picante y quiere saber más del tema. No es para quienes les gusta lo fino o el buen diseño. La tapa tiene un amarillo de fondo chillón, el título escrito en rojo y en el medio una foto tipo casera con un montón de chilis diferentes en una canasta también de forma de chili. Este libro no es para aficionados de la cocina. No por nada la cultura “chili head” (los aficionados a lo picante – quizás mejor dicho: a lo picantisimo) llegó a Alemania desde los EEUU y el matrimonio Zoschke primero laburó en Yanquilandia en empresas del ambiente antes de realizar una cuestión al estilo aquí también.

Sin embargo el libro está muy bien escrito, organisado en diferentes secciones con muchos detalles: origen, diferentes especies (con fotos), crianza en casa, cocina, medicina y anécdotas. Empecé a leerlo y la verdad que me gustó. No sabía que el chili de verdad llegó a todo el mundo desde América a travéz de Colón. O sea primero por él a Europa, después por los comerciantes marineros portugueses al resto del mundo. Así que también hasta los hindúes tienen los chiles de los aztecas. Me gustó también la parte de los diferentes especies. Hay cualquier cantidad de información sobre diferentes tipos de chilis: desde los más picantes (habaneros, buth jokia), pasando por jalapeños, llegando a especies españoles (de la vera), italianas y húngaras con fotos y consejos para la crianza según cada uno.

Después en la parte de las recetas se ve que no es para gente que normalmente cocina mucho. A pesar de que todas las recetas que tienen que ver con chili están aquí: está por supuesto el “chili con carne” (el clásico en diferentes formas) pero también recetas como “ceviche” que al primer instante parecen conocedoras. Pero después de leerlas uno – en este caso yo – tiene la impresión que lo más importante en cada receta es el chili. Por ejemplo la receta del ceviche aquí presentada no tiene mucho que ver con la receta original hasta el punto que recomiendan usar pescado congelado en vez de fresco. Lo mismo en la parte de medicina. A pesar de que impresiona la cantidad de areas en el campo de la medicina donde la sustancia “capsicum” (lo picante del chili) es usada, después de cada capítulo hay una cháchara alrededor que suena más a propaganda en favor del chili que otra cosa.

Mi conclusión: el libro es para quienes se quieran dedicar a la crianza de chilis y gente que les gusta comer picante por ser picante. Sin embargo a mí también me entusiasmó la idea de tener chiles frescos en casa tanto que me fijé dónde se podía comprar en Berlín y encontré al Pfefferhaus al lado de Alexanderplatz. A parte de todas las salsas y cosas raras picantes que también vende Harald Zoschke en su tienda web esos tienen plantas de chili a la venta. Y entonces (aparte de una caja de 100g de habanero fresco) me compré mi propia planta de ají “arcoiris boliviano” (ver la foto de arriba) que se llama así por cambiar de color el fruto como 5 veces hasta la madurez. No es tan grande, no necesita tanto sol como los demás y es el que mejor se puede cuidar también dentro de un departamento. Estoy encantado con ella. Pero temo que más allá de “cómo cuidar tu própia planta” no me voy a fijar mucho más en el “Chili Pepper Buch”.

Todo lo contrario el otro libro: “Genie Essen: Chili”. (Para no sonar injusto: el concepto de “Das Chili Pepper Buch” es totalmente diferente, pero…) obviamente este libro es mucho más un libro de cocina. Pero tiene dos diferentes enfoques: uno es que sea un proyectro “crossmedia” (libro impreso, web, teléfono movil – si bajás una aplicación te manda la lista de ingredientes de las recetas a tu handy p.e.) y el otro – el más importante – es que el libro (y respectivamente la parte web) sea un proyecto de diseño. 64 diseñadores juntaron 94 recetas que no solamente presentan de cualquier manera sino que cada una de las recetas está presentada de otra manera gráfica y conceptual diferente.

Hay una receta contada de forma de una historia erótica. Hay una contada de forma de un crimen. Hay una receta sin palabras descripta en gráfica nada más. Hay una donde el autor trata de evitar las palabras exactas de los ingredientes y en vez usa metáforas. Hay dibujos extraordinarios. Hay textos filosóficos. Hay textos de deporte. Hay una censurada que no se puede leer. Hay unas en francés y otras en italiano. Es un libro de arte.

Pero las recetas – que obviamente todas tratan de comida donde uno de los ingredientes es el chili – tampoco – ahí se unen los dos libros – son compuestas de cocineros. Todavía no pruebo ninguna pero por ejemplo una receta de “chicken vindaloo” propone comprar una salsa hecha. Ya sé. En mi libro de cocina de curry también la autora Madhur Jaffrey a veces propone “pasta de curry” que se vende ya hecha o “polvo de curry” como ingrediente. Pero medio me descepcionó un poco. En contraposición la receta de ceviche en este libro sí es auténtica (a pesar de que diga al principio que habría que usar pescado fresco por comerlo crudo – que no es verdad porque el pescado se “cocina” a través del jugo de limón). O sea el nivel de las recetas de todas formas me parece bastante más alto que en el “Chili Pepper Buch”.

Algo raro me pareció que  ni los propios editores recomiendan usarlo de “libro de cocina” por miedo de ensuciarlo. En vez le dicen al lector que se baje al contenido en pdf de la página web (cada libro impreso tiene un código escrito a mano con el cual uno tiene acceso a la parte del download), imprima la receta que quiera cocinar y – ahora viene: – ¡después ¿tirar el papel impreso?! ¿En serio? En tiempos de reciclaje y movimiento ecológico ¿un consejo así?

Mi resumen: el libro es bárbaro. Pero tampoco es para especialistas en la cocina que sobre todo esté interesada en recetas con chili. Es más bien un libro para amgi@s del arte y del buen comer. Porque la gente que lo hizo es diseñadora no cocinera.

Ah, además finalmente dí con un blog sobre cocina bárbaro donde hay todas las recetas necesarias de comida verdadera tex-mex sobre cómo hacer un “chile con carne” texano y cómo hacer tortillas verdaderas (que ya probé – que es super fácil y muy rico): Homesick Texan.

Dirk @ August 2, 2012

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>