No Comments

“La Bruja Troll”: Hellboy nº 8

.Reseñas, .cine, .historietas, Catherine Deneuve, David Bowie, Hellboy, Mike Mignola, P. Craig Russel, Richard Corben, Susan Sarandon, autor: Dirk, genial Comments (0)

De niño no me gustaban para nada las historias raras o hasta de horror. Me acuerdo de que mi abuela paterna – que era media chispoteada – trás haber leido ella a Drácula de Bram Stoker – me mostraba un artículo de un diario donde decía que Drácula de verdad habría vivido y mostraba una foto borrosa de un tipo con “ojos Basedow“. Imagino haber tenido 5 o 6 años – quizás eran más – pero que me dió un miedo de aquellos me acuerdo bien. Y a partir de ahí me daba miedo cuando tenía que bajar solo las escaleras a nuestro sótano (a buscar gaseosa p.e.). Lo seguía haciendo pero siempre pensando en esa foto boluda del supuesto Drácula.

Después en mi adolescencia conocí a un montón de gente a quienes les gustaba Steven King que yo todavía no entiendo como se te puede gustar y menos cuando sos adolescente. Mientras que yo ni siquiera ví “Pet Sematary” cuando la daban en el cine. (La ví recien ahora hace 2 meses.)

Mi primera película de horror creo que fue “Shining” y me quedé dormido. Ahora con mi mujer de vez en cuando vemos películas como “1408″ o “the ring“. Y me enganché un poco en el género pero no hasta tal punto de ver una película del tipo solo creo. Soporto mejor la violencia (tipo “Kill Bill”). No historias psycho.

Lo que sí me encanta – y ahí cierra el círculo con la historia de mi abuela – son películas de vampiros. No sé cuándo empezó eso. Pero en algún momento empezó – ya de grande. Y no importa mucho si son medio cursi o trash. Me gusta Underworld y Blade y por supuesto “diario de un vampiro”. Quizás empezó con “el ansia” con David Bowie, Catherine Deneuve y Susan Sarandon que sigue siendo una de mis favoritas (en mi memoria – por que de hecho actualmente me aburren películas viejas casi siempre por ser tan lentas…).

Y quizás por eso también me gusta tanto Hellboy luchando contra vampiros y seres parecidos a vampiros. Ya extendí en otro lugar mi opinión por qué y de qué forma las películas se diferencian de la historieta y que en realidad el personaje de Hellboy mismo no tiene mucho que ver con el comic. Así que aquí no viene de nuevo esa historia.

El tema principal de todas las historias con Hellboy de protagonista giran alrededor de la gran contradicción entre el origen demónico de su venida a la tierra y su misión por la salvación de los humanos. En los primeros cuentos el enfoque está más en su origen en sí y su pelea contra los nazis y flia. del grupo “Ragna Rök”. Pero siempre de vez en cuando aparece como tema también la tensión dentro de la organisación para la cual trabaja, “La Agencia para la Investigación y Defensa (contra lo) Paranormal (AIDP)”. Su disacuerdo con la manera como ellos tratan (y en realidad ven) a seres paranormales como él mismo – o sea: la falta de sensibilidad de diferenciar bien entre amigos y enemigos y respectivamente entre hombres y “monstruos” – finalmente causa su renuncia y su partida hacia África. La manera de cómo está visto y presantado África en las historietas sería un tema propio de crítica quizás (una idealización irreal de un espacio vacío ausente de “civilización” y de “modernidad” donde solamente hay naturaleza y seres paranormales y de vez en cuando un chamán o una curandera humana sabia…).

De todas formas él va ahí para encontrarse a él mismo pero bien mirado – al mismo tiempo – el dispardor de su viaje es su negación de (y su huida del enfrantamiento con) su identidad verdadera. Desde ese punto de vista Hellboy en realidad es un cuento equivalente al clásico “Bildungsroman” (novela de aprendizaje o formación). Desde ese punto de vista el hecho de que corta y fila sus cuernos para no ser reconocido como “diabolo” se puede ver como una señal de su actitud adolscente que también coincide con el hecho de que envejezca mucho más lentamente que los humanos y con sus 68 años en realidad tendría el desarollo psícico de un tipo de 25.

Su viaje a África sobre todo está contado en el libro “Lugares Extraños” (seltsame Orte). Allí se encuentra la introducción a una colección de cuentos que tienen que ver con ese viaje a sus origenes. Hay todo una cantidad de seres que – ante la descepición de que Hellboy no haya aceptado su rol de introducir el apocalipsis – no lo quieren demasiado o hasta que quieren su muerte. Entre ellos está la Baba Yagá – una gran bruja eslava/rusa – a quien Hellboy en otro cuento le saca un ojo y que aparece en el libro siguiente a “La Bruja Troll”.

De todas formas el libro “La Bruja Troll” contiene una colección de historias (tal como en la edición anterior) que por la temática se puede ubicar como entremedio entre el viaje a Áfica y la lucha contra la Baba Yagá en la edición siguiente y todo lo que viene después. O sea de alguna manera este libro significa la vuelta de Hellboy a la “civilización” y en este sentido la preparación para la gran lucha.

La conección con África está solamente en el último cuento genial de “La Bruja Troll”: una saga africana traducida al universo Hellboy dibujada del gran Richard Corben. Hellboy juega el rol de un personaje mítico, el rey “Makoma” que va en una misión especial – también un cierto rito de iniciación – y salvación de África. En la introducción escrita del libro el transfondo de la historia es contada y ahí se ve que el personaje “original” en la historia lleva un martillo de lucha muy poderoso (tipo martillo de Thor) que en el caso de “Makoma” de Corben y Mignola se convierte en la mano derecha de piedra de Hellboy por ejemplo. Tiene que ir caminando por todo África, enfrentar peleas contra 4 gigantes para después de vencerlos meterlos en una bolsa que lleva y finalmente enfrentar a un demonio. En fin: toda la saga parece ser un equivalente a la historia “verdadera” de Hellboy hasta el final que aquí no quiero contar.

El capítulo que le da el nombre al libro es anticipa algo del tema del libro siguiente “La Oscuridad Llama”. Cuenta la historia rara de dos hermanas – una linda y una fea (como un troll) – que la fea la cuida a la linda y la defiende contra unos trolls que la secuestran a la linda. Pero el precio que tienen que pagar ambas es muy alto.

Los cuentos en realidad no tienen que ver mucho entre ellos. La idea parece haber sido más bien juntar a cuentos sueltos en un libro para poder publicarlos de nuevo. Está “La hidra y el león” que juega un rol más o menos después en el libro “La Cacería Salvaje”. Es  un cuento raro (jaja) donde la tumba de Hércules juega un rol tanto como una niña que después se convierte en leona y Hellboy después tiene que luchar contra la hidra.

El cuento que menos me gusta es la del “Vampiro de Praga” (obviamente esto va no poco en contra de lo que dije arriba en cuanto a mi amor por historias de vampiros) pero no tanto por la historia contada si no por los dibujos de P. Craig Russel. Son demasiados “juguetones”, muy “light”.

La historia que me gusta más es la primera del libro, “La Penanggalan” que cuenta un viaje de Hellboy a Malasia donde una niña le cuenta el mito de un ser violento: la penanggalan. Ésa habita en cuerpos de humanos pero en realidad solamente en la cabeza y los intestinos con lo cual de noche vuela para matar a los pueblerinos de la zona. Pero antes del amanecer tiene que volver a la cueva donde dejó el resto del cuerpo humano para volver a inhabitarlo y así caminar al sol del día y no ser reconocido como demónio. Si no llegara a tiempo la luz del sol la mataría.

“La Bruja Troll” es una colección de cuentos de Hellboy que recomendaría también a no conocedores de él por mostrar un panorama de los diferentes aspectos del mundo hellboyano. Pero además forma parte de una cadena que empieza con el número 7 y va por ahora hasta el 11. Mejor tenerlos todos.

Dirk @ August 19, 2012

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>