3 Comments

  1. Sandro September 6, 2012 @ 8:55 am

    Que buena nota Dirk!!! El lugar de la avenida Monroe creo que se llamaba Pridamix o algo así y si no me equivoco fuimos a ver a los Babasonicos. Que buenos momentos!! Te mando un abrazo y a ver cuando te venís por Cancun eh! Saluteeee! :)

  2. Gabriela September 6, 2012 @ 5:16 pm

    ¡Qué genial, Dirk, tu enganche con lo argentino, muy desde la música!

  3. El Mate en el porvenir de los tiempos: nuevo diseño vs. tradicionalismo | ENTRE-VISTA December 18, 2012 @ 11:46 am

    [...] realidad todo empezó en un tren partiendo de Cusco en Perú en 1994. Con mi amiga Julia habíamos conocido a una pareja mendocina en el “Camino Inca” y nos juntamos con Pablo y Micaela para viajar hasta el lago [...]

Viaje en el tiempo a los 90: mi música argentina

.fantasmas del pasado, .festivales, .música, Charly García, El Otro Yo, Fito Paez, Luis Alberto Spinetta, Soda Stereo, Sumo, Todos Tus Muertos, autor: Dirk, la Portuaria, los Divididos Comments (3)

Desde siempre yo tenía una relación con la Argentina – en realidad ni puedo explicar ¿por qué? Mis viejos vivieron en Brasil cuando me concebieron pero yo nací ya en Alemania. Me acuerdo que en el jardín de infantes en algún mundial – debe haber sido el del `78 – yo estaba en favor de la selección argentina sin que mirando pa´trás hubiera habido alguna razón lógica. Bueno, mis viejos no son muy fanáticos del fútbol. Pero más lógico hubiera sido apoyar a los alemanes o hasto los brasileros. Pero no, cuando alguien me preguntó: “¿para quién sos?” yo respondí:”¡Argentina!”

Después de ese episódio con 7 años me olvidé de la Argentina por mucho tiempo. Por supuesto Brasil seguía mucho más presente durante toda mi niñez y juventud por mis viejos, amigos que nos visitaban y los parientes de mi vieja que también de vez en cuando nos traían cachaza para que mi viejo pudiera hacer caipirinha mucho antes de que “caipi” en Alemania se volviera de onda (yo al principio solamente mirando para después también probar).

Cuando tenía 17 años se dió que me fuera por primera vez a Sudamérica: primero a Brasil a visitar mis parientes y de ahí seguir a Perú a visitar a una amiga del colegio que se había ido con su familia a Lima. Y entonces ella me puso en contacto con Charly. No personalmente por supuesto sino con la música. Tenía cassettes que después al despedirnos me copió para que los llevara a Alemania. Yo ni sabía que era argentino ni del simbolismo político de algunas de las canciones. Yo creí que era peruano o algo así. Para mí la música estaba llena de esa primera fascinación con “lo latino” que había aspirado en ese viaje y cuando lo ponía estando de vuelta en casa me catapultaba directo al mercado de “polvos azules” por donde andabamos tratando de conseguir cassettes nuevos de Charly.

Después en el `94 en el “camino del inca” hacia Machu Picchu conocí a una pareja mendocina y ellos de verdad me introdujeron al mundo cultural argentino en realidad por primera vez. Me enseñaron a tomar mate, trataron de explicarme el truco en el tren de Cuzco a Puno y después cuando yo – en el mismo viaje – los visité en Mendoza – habiendo cruzado los Andes desde Santiago de Chile – me pasaron un par de albumes argentinos que me encantaron: “El Amor Después Del Amor” de Fito Paez, “Divididos” de los Divididos, algo del Flaco Spinetta y algo de la Portuaria también. Todo eso en cassette por supuesto también.

Cuando finalmente fuí a Buenos Aires a estudiar en el 96 por supuesto ya había aprendido que el Bicolor era argentino y lo que todavía no sabía sobre el rock nacional argentino me enseñó mi amigo Sandro. Me hizo escuchar a Sumo, a Soda Stereo y a más albumes de los Divididos. También fuimos juntos a muchos recitales: un recital de los Divididos en un local que no me acuerdo cómo se llamaba sobre Monroe. Todavía recuerdo cuanto tan fuerte la gente bailaba “pogo” – que era un solo mar de gente con olas y yo no tenía otra que meterme para dejarme llevar de un lado de la sala al otro lado. Fuimos a ver El Otro Yo también en sus primeros conciertos. Y por supuesto fuimos al famoso festival en el Estadio de Ferro donde ví en vivo un montón de gente que ni siquiera me hubiera imaginado que los llegara a ver en vivo alguna vez en mi vida (como por ejemplo a Soda Stereo e Illya Kuriaky & the Valderamas). Con otros amigos fuí a ver al Flaco en el parque Lezama.

Yo me acuerdo todavía estando viviendo un mes en el barrio de Once en una casa compartida sobre Rivadavia escuchando a “Dale Aborigen” de Todos Tus Muertos.

Lo malo después de haber vuelto a Alemania era que tenía un montón de música solamente en los mencionados cassettes, algunos albumes también los tenía en cds pero muy pocos. Y ahora ni escucho cassettes a pesar de que están por ahí pero más bien de adorno. El otro día me dió un flash de recuerdos cuando de csualidad dí con unos videos en youtube que habían sido producidos para la televisión argentina: un formato de entrevista en un viejo estudio de grabación “encuentro en el estudio” (ver el video de arriba) que me encantó. Pero también me llevó en un viaje de tiempo a los años 90 en Buenos Aires y de pronto sentí que extrañaba muchísimo a la música que no escuchaba más hacía tanto tiempo. Se lo conté a Diego y entonces me prestó ahora un montón de música que estoy escuchando en este momente. Me preparé un mate y me encierro hasta la navidad escuchando mi música argentina ¡Feliz De La Vida!

Dirk @ September 6, 2012

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>