1 Comment

  1. ¿Escuchar a música adolescente significará que estoy en una crisis de la mitad de vida? | ENTRE-VISTA August 4, 2013 @ 3:46 pm

    [...] mi cumple y yo – advertiendo que me daba vergüenza decirlo – le dije que sería una longboard. Yo sé que no tengo nada de tiempo ni ocación de usarla. Ya tengo tantos hobbies que no tengo [...]

¡Palanca para el mundo! – Titus Dittmann: ¡Este Papa (del skateboard) no se retira tan pronto!

.Deporte, .Política, .fantasmas del pasado, .literatura, .sociedad, N.E.R.D., Sandro Dias, Titus Dittmann, Tony Hawk, autor: Dirk, me gustó Comments (1)

Los que viven en Alemania no tienen otra que conocer el nombre de la cadena de tiendas “Titus“. ¿Por qué? Por que o son tan jóvenes que ellos mismos tengan algún interés en la cultura del skatebaording (aunque sea que solamente vistan la ropa) o que tengan/o hayan tenido compañer@s del colegio o hijos e hijas que lo practiquen. Son tiendas donde conseguís todo lo que tiene que ver: desde boards chicos para hacer trucos con los dedos hasta longboards que ahora hace unos años se pusieron de moda en todo el mundo también. En el nuevo local de “Titus” en Alexanderplatz aquí en Berlín hay hasta un “bowl” – una rampa – para practicar (supongo que después de comprar) con el nuevo board.

Lo que muchos no saben es que el hombre detrás de la marca – Titus Dittmann – antes de convertirse en (en alemán se dice así:) “el Papa alemán del skateboarding” empezó su carrera profesional como profesor para la escuela secundaria. A pesar de que su amor por las palancas con ruedas ya había empezado mucho antes y por lo cual trató de introducirlas en sus clases de deporte también.

Y yo fuí alumno de él. Durante un año entero ese tipo cool – lo opuesto total de los profes común en una atmósfera de un colegio super conservador con enfoque en lenguas antiguas – nos educaba en deporte y geografía. En geografía me acuerdo que sobre todo veíamos películas de sus viajes exóticos con un auto Citroën 2CV a través del sahara o diapositivas de él con su mujer arriba de unos volcanes donde les caían pedazos de lava (casi) en la cabeza. Mientras que lamentablemente en deporte ya no gozabamos de instrucciones de cómo pararse arriba de la palanca porque en otro curso de Titus un alumno se había quebrado una pierna el año anterior y por eso la escuela le prohibió usar el skate en clase. Tampoco me olvidaré nunca de nuestra excursión a la nieve un año más tarde con él y nuestra profe de deporte de entonces al Sauerland donde anduvimos en trineos y él obviamente llevó un snowboard y mi compañero Markus V. obviamente se quebró un brazo.

Por supuesto nuestros hijos se infectaron con el virus del skate cuando eran más chicos y por supuesto yo les contaba a menudo `mi´ historia con Titus. A ellos les parecía cool pero como no había prueba concreta que fuera verdad siempre se quedaban medio “ni fu ni fa” delante de sus compañeros al querer contarlo. Porque ¿cómo demostrarles que su viejo lo conociera al “papa skate” realmente?

Hasta el día en el que lo encontramos en 2010. Fue el cumpleaños de mi hijastro y para festejarlo los llevé a mi hija y él al Max-Schmeling-Halle para ver el espectáculo “Tony Hawk & Friends”. Conseguí entradas V.I.P. y ya de por sí el día estaba ganado. Los chicos estaban felices de ser permitidos tomar un energy-drink y comer tanto chili con carne como quisieran, ver a Tony Hawk y el brasilero Sandro Dias hacer sus trucos en la half-pipe y después todavía ver a N.E.R.D. en vivo.

Pero cuando en el recreo anduvimos afuera un poco – se me vino a la cabeza por un instante:”¿Qué tan loco sería cruzarse con Titus ahora?” a quien desde la época del colegio no lo había visto más. Y como 5 minutos después estaba ahí parado delante de nosotros. Obviamente no me reconoció pero cuando nombré algunos detalles por supuesto me creyó que era cierto. Y más importante: los niños se quedaron con la boca abierta y más chochos que la san puta. Y por supuesto traté de convencerlo de hacerlo posible que mi hija y su hermanastro pudieran conocer al “rey del skate” Tony Hawk personalmente. Pero resultó que the Hawk es una diva de aquellos y no quiso salir de la zona backstage. Pero Titus trajo a Sandro Dias para afuera y ambos posaron con los niños para una foto. ¡Fue el mejor día en la vida para Pilar y Philip!

Ahora dos años después de ese encuentro Titus sacó su autobiografía. El título “Brett für die Welt” (palanca para el mundo) hace una referencia al slogan y nombre del proyecto”Brot für die Welt” (pan para el mundo) – iniciado por la iglesia alemana protestante para ayudar a gente pobre en todo el mundo.

La verdad – ¿obviamente? – me interesó y es bastante interesante y entretenida. La manera cómo está escrita tiene mucho de su manera de ser – o sea: es muy auténtica.

Empieza con una introducción desde el presente estando en Afghanistán con su proyecto skate-aid ayudándoles a los niños y niñas a desorrollar su propia personalidad incorporando entretenimiento, libertad y fuerza no dejandose vencer por obstáculos.

De ahí salta al pasado a su pueblo natal donde cuenta su vida de un niño que crece en la atmósfera posguerra. Cuenta una situación difícil pero dentro de la que él ya muy pronto adoptaría su actitud de no dejarse desanimar nunca – que además según él sería una actitud muy de los skaters en general: practicando un nuevo truco te caés un millón de veces pero seguís levantandote para tratarlo de nuevo hasta finalmente lograrlo:”parar el truco”.

Cuenta cómo por primera vez en Münster – la ciudad adonde se mudó por el estudio y adonde volvería siempre durante toda su vida – vió unos tipos con skateboards. ¡Fue amor a primera vista! A partir de ahí nunca más dejaría que otra cosa fuera más importante (aparte de su mujer). Al principio todavía trata de incorporar la palanca con ruedas en su vida (vease arriba: como profesor de deporte) pero pronto se dará cuenta que más bien tiene que ir al revés: él girando alrededor de la palanca, llevar la palanca al mundo. Y así fue y abrió su primera tienda “Titus” en Münster, editó una revista que trata de “skateboarding” y organiza los mundiales del skate. Pero para él nunca es solamente una cuestión de éxito labural, de marketing o de riqueza nada más. Es el desafío de “parar el truco”.

No fue un camino derecho todo el tiempo. En un momento casi se cae al ir con su compañía a la bolsa. Pero se levanta de nuevo. Y ahora con sus ahorros ya guardados tampoco piensa en retirarse.

Ahora con su último proyecto (y último no quiere decir que sea “el” último) – la fundación “skate-aid” – de verdad lleva la palanca al mundo. Va a lugares en todo el mundo (empezó con Afganistán, pero hay proyectos en Costa Rica, Sudáfrica, Vietnam y otros países – pero también Alemania) donde hay situaciones políticamente y socialmente dificiles y ¡especialmente difíciles para niños y niñas y adolescentes!. A través del skateboard les lleva entretenimiento, la posibilidad de olvidar por unos momentos el mundo cruel alredeor pero a la vez les enseña algo importante: enfocar algo, definir una meta y – como él mismo aprendió de chico – a pesar de que te caigás un millón de veces levantarte la misma cantidad de veces para finalmente “parar el truco”.

¡A nosotros nos parece que vale mucho la pena apoyar la fundación! Se puede hacer de diferentes maneras: apoyarla activamente o también con donaciones (información en inglés sobre una posible gira se encuentra  aquí) y además comprando el libro (100% de la ganancia del autor va directo a skate-aid).

¡Este Papa (del skateboard) no se retirará tan pronto!

Dirk @ February 13, 2013

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>