No Comments

España también existe – 1° festival de cine español en Berlín “Spanisches Filmfest 2012”

.cine, .festivales, Chema de la Peña, Claudia Vega, Daniel Brühl, Daniel Craig, Juan Carlos I de España, Kike Maíllo, Marta Letura, Nicole Kidman, Nuria Arredondo Pagés, Ramon Térmens, Santiago Gómez Rojas, autor: Dirk, me gustó Comments (0)

La verdad que se podrían haber puesto de acuerdo un poco mejor sobre las fechas de sus respectivos festivales los organizadores de LAKino, In-Edit, Spanisches Filmfest y el festival internacional de cortometrajes Interfilm. Porque ¿para qué hacerlos todos en la misma época del año y casi sobreponiendose?. Encima hubo eventos de la Latinale (festival de literatura latinoamericana) también en el medio. Yo por lo menos conozco a varios que me comentaron que les pareció muy mal comunicado y además mucho – como para no poder ir. Yo mismo al final en el caso de In-Edit solamente fuí a la fiesta de inauguración para ver la película  “Wir werden immer weitergehen” (seguiremos caminando para siempre) sobre el ambiente indie musical de Berlín y Hamurgo en los años `80 y `90.

Según de lo que leí – porque el director del festival Santiago Gómez Rojas por obvias razones al final no tuvo tiempo para responder nuestras preguntas por email – empezaron con la idea de organizar un festival de cine español hace dos años. Fundaron la asociación “Freunde des spanischen Films e.V.” (amigos del cine español) para de ahí partir a tratar de engachar sponsores y apoyadores. Por supuesto en comparación con LAKino para un festival intercalado en el contexto europeo por ahí es más fácil de conseguir fondos de la misma comunidad europea pero eso de fundar la asociación desde ya me parece una idea muy buena. Además con el Instituto Cervantes de Berlín y la marca de vino de jerez Osborne desde el principio tenían un apoyo con el cual se podía soñar de grandes éxitos muy pronto. Encima conseguieron que el actor alemán-español Daniel Brühl – ya que no tuvo tiempo de ocuparse como patrono del festival – participara en el trailer y prestó su cara para el afiche principal de propaganda del “Spanisches Filmfest” y así ayudar al festival a llamar mucho la atención también dentro del público alemán y/o berlinés.

(Que no se entendía demasiado bien el mensaje del  trailer – igual que la traducción al alemán de la lema “mirar las cosas de otra manera” en “Sieh die Sache anders” – no era para tanto entonces.)

Fuimos con Carmen a la fiesta de apertura agotada (casi solamente con ivitados) donde Daniel Brühl también estaba presente – no personalmente – pero con su actuación en la película “Eva” de Kike Maíllo. Pero antes de empezar hubo  el cortometraje “Sin Milagros” de la directora sevillana Nuria Arredondo Pagés que les había llegado a último momento y que tuvo su estreno mundial ahí mismo. Además a Santiago Gómez Rojas le importó mucho poder mostrar (y recalcarlo) una película de una directora mujer – ya que todo el resto de las películas presentes en el festival eran de autores masculinos.

El título “Sin Milagros” es un juego de palabras entre el significado literal de las palabras y el nombre del personaje protagonista Milagros. Cuenta una escena en donde ella participa en una rifa por televisión donde tenés que llamar por teléfono y elegir una puerta que no sabés que hay detrás. Mientras tanto aparece su ex-novio bastante más joven que trata de convencerla de seguir la relación mientras que ella trata de cocinar y espera la llamada de la televisión para participar en vivo en el programa. Encima al final aparece también el novio oficial que le da un cambio sorprendente a la película cuando los dos amantes de Milagros – que parece que sabían que hubiera otro pero no quién – se encuentran por “primera vez”.

La directora dijo después en la ronda de preguntas que le había importado mucho el hecho de que Milagros no apareciera una “mujer barata” en cuanto a su valores morales y por eso no le hubiera quedado ortra que el final del mencionado “cambio”. Además – según ella – la película haría referencia a la crisis española. Parece que quería expresar eso ya con la primera escena donde el ex-novio levanta la billetera de un viejo que se le cae a la vereda pero que no se la devuelve y también con la escena cuando Milagros gana el premio principal y los dos saltando y no pudiendo creer todo lo que se pueden comprar ahora. Mi primera impresión fue que me gustó – sobre todo por el cambio final. Pero la percebí más bien de película de humor y no de crisis. Bueno, ya se sabe que la situación en España está muy difícil economicamente, pero el novio jóven parece bastante zafado y no tan necesitado cuando levanta la billetera. Menos creible y poco realista aparece al nombrar todas las cosas que se puede comprar después de que su (ex-)novia ganara tanto dinero. ¿Y la introducción tipo video de turismo de Sevilla? tampoco se relacionó de una manera entendible con el resto de la película. Mucho mensaje en poco tiempo.

Después vino “Eva”. Es una película de ciencia de ficción con efectos especiales – o sea: animaciones computerizadas – muy buenos. Lo que más le gustó a mi mujer fue la introducción donde se ve una animación que después en la película es resuelta como la programación emocional de los robots de lo que trata la historia. Daniel Brühl (Alex) hace de ingeniero/programador de robots – supuestamente el más genial de todos – que vuelve a su ciudad natal para encarar un oficio que dejó hace años sin terminarlo: crear el primer robot humano libre. Había dejado en ese entonces tanto al proyecto como a su (ahora) ex-novia y al equipo con el que estaba trabajando – conformado por su ex-novia y su hermano que a su vez ahora forman pareja y al aparecer tienen una hija en común.

Alex llega sin saber de qué se trata el laburo pero después de charlar con su vieja profesora se traslada a la casa abandonada de sus padres y anda por la ciudad en busca de un niño que encuentre suficientemente original para servir de modelo para el robot que intenta programar. De esta manera – de casualidad – encuentra a “Eva” – quien poco después resulta ser su sobrina – o sea: hija de su ex y su hermano.

Cuando yo era niño por ahí me gustaban películas muy kitch y tristes que los daban – me parece recordar ahora – siempre los domingos a la tarde y yo a menudo terminaba llorando – que me atrevía a hacerlo sin vergüenza solamente cuando nadie estaba en la casa. Y creo que por eso también me gustó “Eva”. Dijo mi mujer – y sobre lo cual se puso de acuerdo con una mujer de la embajada española en el viaje de vuelta en subte después – que había “¡demasiadas miradas largas con mucho deseo y demasidos violines!”. Con lo último obviamente se refería a la música de fondo. Las actuaciones de Brühl y de Claudia Vega – que hace de Eva – son buenas pero a Marta Letura – la ex-novia Lana – no se le cree la científica para nada. En total a mí – sobre todo por el gato robot que acompaña a Alex a todas partes y la atmósfera con la nieve – me hizo acordar bastante a la película hollywoodense “La brújula dorada” con Daniel Craig y Nicole Kidman.

La segunda película que fuimos a ver dos días más tarde fue “23 F”. El título hace referencia al 23 de febrero de 1981 cuando la guardia civil respaldado por el ejercito español intentó un golpe de estado después de tres años de democrácia. Sobre todo fue ineficaz por la actuación del rey Juan Carlos que optó posicionarse en el lado de la constitución democrática. Dijo el director Chema de la Peña que habían discutido mucho en el equipo de producción pero al final tomaron la decisión artística de contar solamente las 17 horas que duró el golpe y no mostrar el contexto político antes de producirse. ¡A mí me gustó mucho! La actuación buena y creible y logra algo bastante difícil: – que también según el director habría sido el reto principal por ser conocido el final histórico de la película – mantener aún el suspenso en alto a través del miedo que causan los militares tanto entre los personajes civiles de la peli como en nosotros – el público.

Después de la película en realidad hubiera habido la posibilidad de hacerle preguntas por parte del público al director. Pero la segunda persona a quien le tocó anunció que no quería preguntar nada si no criticar (negativamente) a la película. Yo no tengo nada en contra de discusiones sobre gustos. Más cuando hay la rara ocasión de tener el director por delante. Pero antes me hubiera gustado que el director respondiera preguntas técnicas sobre la producción y el recibimiento del público en España – ya que dijeron antes que fuera la primera película sobre el golpe – y más cosas. Pero lamentablemente la conducción del festival opinaba que todos tuvieran el derecho de hacer público sus opiniones cuando quisieran. Nosotros no fuimos los únicos entonces que se levantaron y se fueron para no tener que escuchar por qué no le había gustado “23 F” a ese fulano.

El último día del festival – a pesar de tener ya la sensación de que pudiera ser más bien en catalán y no en castellano – fuí con mi hija (que sabe castellano pero no catalán) a ver “Catalunya über alles” (Cataluña encima de todo).  Como mi hija tiene una agenda bastante complicada para una chica de 14 no podíamos ir a la peli que yo hubiera preferido que viera ella “El sueño de Iván”. Pero de todos modos el texto de prensa del festival sobre el contenido de “Catalunya über alles” sonaba a interesante e irónico (yo pensé chistoso) de cómo fuera enfocado el tema del nacionalismo catalán. Resultó que algo de ironía sí tenía – a mí me gustó bastante – pero de otra manera totalmente diferente que explicado en el texto. Además: entre las tres anécdotas que cuenta la película – en realidad solamente la segunda parte mostraba cierta ironía. La primera y la última eran super fuertes y realistas y por eso a mi hija (aparte de lo del idioma) no le gustó mucho.

La película cuenta tres episódios por separado que están conectadas a través del lema de la propaganda de un partido derechista y nacionalista catalán que le da el nombre a la película “Catalunya sobre tot”. Que el nombre original de la película esté en alemán supongo que quiere establecer una relación con el tercer Reich. Yo creo si hubieran puesto el título en catalán hubiera tenido el mismo efecto.

El primer episodio trata de un supuesto violador que vuelve a su ciudad natal catalán después de cumplir 19 años de prisión – pero eso último el público al principio no sabe. Más bien nosotros nos enteramos junto a sus vecinos quienes cada vez más lo empiezan a disriminar. Muestra sus intentos de readaptación a una vida cotidiana al volver a vivir con su madre, empezar a trabajar en un taller de autos y reestablecer una relación con una novia antigua. Mientras tanto la discriminación y el rechazo al regresado se ponen cada vez más fuertes.

En un momento antes de que el quilombo empiece se topa por casualidad en una plaza con un grupo de gente escuchando al candidato principal del partido arriba mensionado que se propone como intendente en las elecciones por venir. Todavía el ex-recluso aplaude con los demás para después sufrir en carne propia la intolerancia contra todo lo ajeno.

El segundo episodio – el que más nos gustó a los dos – cuenta la situación de un residente de la misma ciudad catalana de origen africano que está sin laburo. Mientras que sus parientes/amgios africanos se cagan de risa de sus intentos de conseguir trabajo él no se deja impresionar e intenta en una oferta donde dice que no haya requisitos que cumplir. Cuando tiene la entrevista el interlocutor de la agencia para recuperar deudas de impuestos le dice – obviamente por razones racistas – que no cumpliría con los requisitos necesarios. Al final lo emplean pensando que fuera una estratégia perfecta para asustar a los deudores morosos por tenerle más miedo a un recaudador de piel negra. Además les parece muy cómico que el nuevo empleado tenga que vestir el traje típico catalán.  La primera persona a la que tiene que convencer es el candidato nacionalista del primer episodio. La consecuencia de la historia es que después de bastante problemas al principio (y además porque le pagan solamente en el caso que el moroso pague sus deudas) tiene tanto éxito que al final abre su propia agencia.

La tercera historia trata de una familia de clase alta que vuelve de un fin de semana largo para encontrarse con un ladrón en su living justo que está a punto de llevarse una bolsa llena de cosas robadas. El ladrón sale corriendo pero el padre de familia lo persigue con un rifle para tirarle primero de lejos y después cuando el ladrón herido está caido al suelo lo alcanza, lo mira a la cara y le pega dos balazos más y lo mata.

El resto del episodio trata de como por un lado el protagonista se defiende por haber defendido a su familia y la intensión del partido nacionalista catalán de convertirlo en heroísmo de un padre defendiendo a su familia catalana contra un ladrón extranjero. El “héroe” mismo al principio no se quiere dejar incluir en clichés xenófobos para nada. Pero eso cambia cuando se revela a los espectadores que tuvo un affair con una prostituta de Rumanía y que conoció a su cafiche que – a esa altura ya todos esperabamos que fuera así – resulta ser el ladrón matado. Cuando la rumana lo trata de estorcionar – o casualidad – el discurso del asesino se adapta bastante a las historias de los anti-inmigración.

En total es una película que revela de manera bastante fina diferentes aspectos de la xenofobia y del racismo soportado por el intento de una reclusión nacional. Me encantó.

La verdad que el festival estuvo muy lindo – desde la fiesta de la apertura hasta la elección del cine Moviemento que le dió una atmósfera muy linda e íntima. Congratulaciones a los organizadores para mostrarnos a través del 1° festival de cine español en Berlín “Spanisches Filmfest 2012″ que – aparte de las noticias actuales sobre la crisis económica – hay otra España que también existe.

Dirk @ November 16, 2012

Leave a comment

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>